Zambrano Maria, La Tumba de Antigona Anthropos 1986

August 31, 2017 | Author: artemisalou | Category: Oedipus, Greek Tragedy, Truth, Love, Sophocles
Share Embed Donate


Short Description

Descripción: María Zambrano....

Description

Editorial Anthropos Barcelona 1986 [la primera edición fue publicada en Méxiw, Siglo XXI, 19671

Antlgona, en verdad, no se suicid6 en su tumba. según Sófocles, incurriendo en un inevitable e m r , nas cuenta. Mas jpodla Antlgona darse la muerte. d l a que no había dispuesto nunca de su vida? No tuvo siquiera tiempo para reparar en si misma. Despertada de su sueño de ni^ por el e m r de su padre y el suicidio de la madre, por la anomalía de su origen. pqr-el exilio, obligada a servir de gula al padre ciego, rey-mendigo, inocente-culpable, hubo de entrar en la plenitud dt la conciencia. Fii c o ~ i c t m&gico o la e n w n M virgen y la tomó enteramente para sí; creció dentro de él a m o una larva en su capullo. Sin ella el c.eso trágico de la familia y de la ciudad no hubiera podido proseguir ni, menos aún, arrojar su sentido. Pues que el confiicto mígiw no alcanzaría a serlo. a ingresar en la categoría de la tragedia, si consistiera d a mente en una destmcci6n; si & la destrucción no se desprendiera algo que la sobrepasa. que la rescata. Y de no suceder así. la Tragedia sería nada más que el relato de una catasbufe o de una serie de ellas, en el cual. a lo más, se ejemplifica el hundimiento de un aspecto & la wndición humana o de toda ella. Un relato que no hubiese al-

canzado existencia poética, a no ser que fuera un inaca hable llanto. una lamentación sin fin y sin finalidad, si que no iba a desembocar en la Elegia -10 que es ya om. categoria poética-. Entre todos 10s protagonistas de la Tragedia griega, la muchacha Antigona es aquella en quien se muestra, con mayor pureza Y mas visiblemente, la trascendencia propia del genero. Mas a cambio de ello le h e necesario el tiempo - e l que se le dio Y otro mas-. Sobre ella vino a caer el tiempo también: el necesario para la transformación d Edipo desde ser el autor de un doble crimen asacron hasta ser un .fármacos. que libera y purifica. Y mientras tanto-el proceso destructor ávidamente Proseguía devorando. La guerra civil con la paradigmática muere de los doslhrmanos, a manos uno de otro, tras de haber recibido la maldición del padre. simbolo quiza tahto ingenu&.toda guerra civil, mas valedero, Y el tirano que cree sellar la herjda multiplicándola por el oprobio Y la muerte. El tirano que se cree señor de la muerte Y que 5610 dándola se siente existir. La muerte de Antígona deja ciertamente sin posibilidad de rescate al tirano arrepentido, O mas bien forzado a volverse a t r h . Y de la contienda entre los hemanos ha podido salvar la honra debida al cadáver del vencido. Quedaban flotando el arrebatado final de Edipo, la asfixia de Yocasta. la inesperada muerte del palido Hemón, y aun: la vida no vivida de la propia Antigona, cuya ~ ~ i b i lidad sólo se actualizó en el llanto, camino del sepulcro. Como si solamente ella cumpliera enteramente el llanto ritual, la hnentación sin la cual nadie debe de bajar a la tumba. Se revela asi la verdadera y mas honda condición de Antigona de ser la doncella sacrificada a 10s eínfemsm, bre 10s que se alza la ciudad. h e s que los antiguos no ignoraban que toda ciudad esta sostenida sobre el abismo, Y rodeada de algo muy semejante al caos. SU recinto, pues había de ser doblemente mantenido, sin contar con la otra

202

dimensión, la de los cielos y sus dioses. Una ciudad se entre los tres mundos. El superior, el terrestre Y sacrifiel de los abismos infernales. El mantenerla cio humano, cosa esta de que los modernos no ~ o d d a n ciertamente extrañarse..El sacrificio de una doncella debía de ser un antiguo rito. Y ello tampoco, en verdad, debeda suscitar asombro. El sacrificio sigue siendo el fondo último de la historia. su secreto resorte. Ningún intento de eliminar el sacrificio, wstituybndolo por la razón en cualquiera de sus formas, ha logrado hasta ahora establec e m . Inevitablemente la figura de Juana de Arco se Presenta consumida por el fuego, forma tipica de sacrificio sagrado en toda su violencia. Y esa cadena de santas, donenmuradas, ofreciendo durante un dempo que no acaba su p-za a la pureza de la fe, del amor que rescata y trasciende. hes que la acción del sacrificio ha de cumplirse en los tres mundos: en la tierra, sosteniendo o preparando una arquitectura al par humana y divina O, por lo menos. sagrada; en 10s abismos, aplacándolos Y salvando de ellos algo que pueda salvarse y clame por ser incorporado a la luz, por ser dado a la luz y a la vida; en 10s cielos, en su forma mas trascendente, el humo que puede ser tambien bgancia, aroma, del sacrificio que asciende más alto que la palabra, que la palabrasola, al menos. Y en ciertas Papor el +e oficia el sacrificio cuando la labras vfctjma es enteramente pasiva. paciente, y por la cuando ella se ofrece, llegan a m b a como la corroboración del sacrificio, como su perfección total, pues que declaran al par el sufrimiento y su sentido. Son expresión Y revelaci6n humanamente sacras. Ninguna victima de sacrificio pues, Y mas aún si esta movida por el amor, puede dejar de pasar por los infiernos. ~110sucede asi, diríamos, ya en esta tierra, donde sin abandonarla el dado al amor ha de pasar por todo: por los infiernos de la soledad, del delirio, por el fuego. Para atabar dando esa luz que sólo en el corazón se enciende, que

203

~610por el Coiazón se enciende. Parece que la andici =a esta de haber de descender a los abismos para der. atravesando.todas las regiones donde el amor es elemento. por así decir, de la trascendencia humana; meramente fecundo. seguidamente, si persiste, creadm Creador de vida, de luz. de conciencia. Pues que el amor Y su ritual viaje a los ínferos es quied ' alumbra el nacimiento de la conciencia. Antigona lo muestra. Skrates 10 cumplió a su modo. Ellos dos son las vlctimas de sacrificio que .el milagro griego, nos tra. nos tiende. Y 10s dos perecen por la ciudad, en virtud de las leyes de la ciudad que trasciende. Por la Nueva h y , dirfamos. Por esa Nueya Ley que guía y wnduce, consume. aflagela y salva, canduce a los inferos y rescata ellos* a ciedos elegidos ciertos pueblos enteros en algunas ocasiones, inolvida les en esta nuestra eadicibn occidend..Pues se diria *da raíz misma del occidente, la esperanza de la Nueva Ley que no es solamente el intimo motor de todo sacrificio, sino que se constituye en Pasión que preside la historia. Antfgo- es una figura, un tanto profética 4 e l pmfe tismo griego-, de esta pasión. Su sacrificio por ser obra de amor abarca los tres mundos en toda su extensión. ~1 de las muert0S. a 10s que su piedad la lleva; una piedadamor-razón que le dice que ha de estar entre ellos más que entre 10s vivos. como si su vida sobre la tierra se le apareciese a m o una efímera primavera; como si ella hiera una Persefone sin esposo que ha obtenido únicamente una estación: una primavera que no puede ser reiterada. ~1 mundo Propiamente terrestre donde ha nacido en el laberinto de unas entranas como sierpes; en el laberinto de la guerra civil y de la tiranía subsiguiente, es decir: en el doble laberinto de la familia y de la historia. Y al realizar ella su sacrificio con la lucidez que le descubre la N~~~~ Ley. que es también la más remota y sagrada, la hysin más. llega hasta allí donde una humana sociedad exista. Su pureza = hace claridad y aun sustancia misma de hu-

-

204

T

mana conciencia en jstado naciente. EE UM figura de la . . aurora de la canciencb. por todo ello no pcdía darse la muerte. ni tampoco morir corno el común de los mortales. Ninguna víctima de Sacrificio muere tan simplemente.. Han de vivir vida y muerte unidas en su tras~endes.Que este trascender no se da sino en esta unión, en estas nupcias. y el suplicio al que Antlgona Fue condenada Parece dado adrede para que tenga tiempo, un tiempoindefinido para vivir su muerte, para apurarla apurando al PW su vida, su vida no vivida y con ella, al par de ella, el Proceso trágiu> de su familia y de su ciudad. Y esa última dimensión de sucondena, la que caracteriza a la tragedia griega, resplandeciente hasta el extremo en Antigona: el a b a dono; el abandono total de sus dioses. Pues que en la tragedia Antfgona de Sófocles, Los dioses no intervienen. Ningún oráculo divino le ha seíialado a esta muchacha su destino. polo nada le dijo y quizá por ello, ni 61 ni su hermana Atenea se preocuparon de su suerte. Bien es verdad que ~ d i p tuvo o el anuncio de su destiw Y ninguna Potendivina bajó en su auxilio a la hora d$ la desdicha. Tal vez por eso fuese se1más desdichado de loshombres*. Mas la tuvo a ella, a Antígona, y se le dio el tiempo del exilio en su companía, siendo arrebatado por las potencias temestres, como lo fue Heracles, como un héroe o un =mia superiorvida. Mientras que A n t l g o ~ di& =tuvo sola. s e le dio una tumba. Habla de dáraele también .tiempo. Y más que muerte, tránsito. Tiempo Para deshacer el nudo de las entrailas familiares, Para apurar d g i w en sus diversas dimensiones. Y un moel rir, un género de morir canveniente para que dejara algo. la aurora que portaba, y para que saliera purificada de 10 que Fue al mismo tiempo infierno y purgatono, hacia su destino ultraterrestre, tal como siglos despues dijera alguien de si mismo: .Puro e disposto a salire alde ste1.b. Resplandece en Antigona uno de los más felices hall=de la conciencia religiosa griega: la pasión de La hija. 205

No se dice con ello que sea el único lugar donde tal pasi aparezca. Mas en nuestra tradición occidental es la T gedia griega donde se nos o h c e . Ya que el islam que p dría mostrarnos la figura de Fátima, la hija adolorida dct~ Profeta, sólo bajo el velo del incógnito en tantos casos ha estado presente en la tradición occidental -Fatima .la resplandeciente. a quien sus desventuras de madre Ilegaron por ser hija, la hija que llegb a .ser madre de su padre., según la expresión del propio padre-. Es en la Tragedia griega donde, naturalmente. la pasión dela hija puede ofrecer el modo propio deeste genero, donde lo divino se entremezcla a lo humano. En lo solamente humano se da el drama, la comedia, cierto tipo de novela y cierto tipode historias. Mas en verdad, cuando todo ello &ama la d i w a d suprema de su propia categoría, quedan siempre notando por oculto que esté Dios. los dioses:Por cerrado%c sea el silencio de lo divino, en un remoto horizonte se abre una cierta llamada; un solo punto al que todo el conflicto se remite. Y sucede también que, cuando el silencio es la única respuesta para el humano clamar y la humana alabanza, llega a adquirir consistencia, casi entidad. Y es entonces más, mucho más que un personaje con su voz. La pasi6n de Antlgona se da en la ausencia y en el silencio de sus dioses. Se diría que bajo la sombra del Dios Desconocido a quien los atenienses no descuidaron de erigir un ara. Como se sabe, san Pablo al pie de ella anunció la resurrección ante el silencio de los atenienses. La vertiginosa promesa creó un silencio en vez de una ciega precipitación, de las muchas en que se engendra la historia apócrifa -no por ello menos cierta- que recubre la verdadera. Y así la historia apbcnfa asfixia casi constantemente a la verdadera, esa que la razón filosófica se afana en revelar y establecer y la razón poética en rescatar. Entre las dos, como entre dos maderos que se cruzan, sufren su suplicio las víctimas propiciatonas de la humana historia. Ya que 206

I

en el símbolo de la CIUZ podemos encontrar el eje vertical que sehala la tensión Q lo terrestre hacia el cielo, como la línea más directa de influjo del cielo sobre la tierra, eje igualmente de la figura de la humana atención en su extremada vigilia, y de la decisión en su firmeza. Y en el eje horizontal la dirección paralela al suelo terrestre en que el mismo suelo se alza y. aprisiona los brazos abiertos, signo de la total entrega:del mediador; de esa enuega completa de su ser y de su presencia, en virtud dela E U ~ el ave puede ser capturada. supliciada. (V. René Guenin Le symbolisme de la Cmu.) Y la historia misma apkrifa se encarga de que tal figura sin dejar de ser una cruz se desfigure y sea un aspa. h e s que en la cruz aspada los dos ejes aparecen con el mismo valor y se ha abolido, además, la dirección vertical que es la que a los servidores de la historia.apócrifa más les desasosiega. Y a la víctima fijada en ella se le hace girar, ir recomendo todas las posibles posiciones se& el viento que corre, según las intenciones y conveniencias de quienes disponen de ella. Y el movimiento tanto puede.ser de izquierda a derecha como de derecha a izquierda. Y s i se queda quieta, el aspa tiene la figura de una equis. de ,. >: una incógnita. h e s que todo parece indicar que los lugares prse curnp1en.Y así la hrnción a las funciones que desde sin lugar adecuado alguno de mediador se para ejercerse, y el Uamado a ese oficio sin medio &Uno de visibilidad. Y así. la acción primera, originaria y primordial de los primeros mediadores y. huelga deoirlo, del Mediador sobre todos, ha debido de fonsistir en abrir espacio, el espacio propio, cualificado donde su función divina en un caso, humana mas siempre bajo el peso de la divino en algún d o , se verifica. La ambigüedaden la actitud y el gesto; el equlvow, la tergiversación en la palabra es la primera barrera que circunda el espacio donde . . ., . la acción y la figura del mediador aparecen. La Tragedia griega es un espacio privilegiado paraque

la figum de una cierta especie de ~ d i a d o aparezca. r U mediador que cumple o ha de cumplir una hazafia h e m de lo común; un robo a los dioses e; favor del hombre, uiul serie -zodiacalde fatigas por las que monstruos ambiguos y amenazadores quedan vencidos; crímenes obli-.;, gados, realizados bajo un mandato irresistible depositado en la conciencia del actor o bajo ella. El protagonista, en su acción llevada a cabo en una verdadera pasión, es ya un actor y con él todos los que le rodean, salvo el adivino y el coro, que saben y profieren un juicio ya moral y a veces moralista, que el protagonista, poseído por su pasión, no puede tomar en cuenta. Pues que la moral esta en otro plano que a él no le toca. La moral, la razón viene despues y sólo despues que él ha'apurado su padecer activamente. Diríamos qye la moral e a herencia que el padecer del protago~stadeja, graci precisamente a esa ybris que le reprochap. &es que [email protected], sin el delirio comspondiente, l& acciones extiaordinarias, entre los dioses y los homb~es,entre el destino y la naciente libertad, no se cumpliría. Dioses y hombres necesitan de esas máscaras bajo las cuales lo humano y lo divino seentremezclan para después dividirse [email protected] una medida justa o a lo menos válida para la posibilidad de lo humano. Los dioses se agotan en la lucha antes de dejar la herenciaa su heredero, y procuran devorar al protagonista, al portador de esa profecía llamada hombre, tal como entre si hicieron. U& mantenía encerrados dentro del seno de la madre Gea a sus propios hijos. Cronos, mediador primero entre los dioses. los libera. Libera y oculta, tal como el tiempo ~ y devora y restituye ya humano seguirá s i e m p haciendo, tal como la historia rehacia a los humanos designios y prosigue haciendo ante nuestros ojos. Zeus, padre de t+ dos, parece traer la estabilidad simbolizada por la piedra provocadora depositada al pie del monte que sirve de m+ rada a los di-. Piedra que simboliza un tkrmino y un comienzo, un límite por tanto, la primera piedra del cerco que circunscribe lo humano; ara de un posible y necesario '.

2 . '

208

1

pacto. Pues que s6lonin pacto que sefiala un límite entre el ilimitado empuje los dioses y la no menos ilimitada pasión de ser del hombre puede aportar la estabilidad -la siempre amenazadora y exigua estabilidad de las humanas construcciones Mas la avaricia y el jemor de Zeus - e s t e padre que parece traer la estabilidad- harán pagar a Prometeo su .crimen* en favor de los mortales a los que solamente algo proveniente de los dioses y de su mundo -fuego, artespuede mantener n su mortal vida aquí sobre la madre Tierra. Pues parece que la pasión de estos dimes fuese que sus propios hijos, dioses también. quedaran sepultados en el seno de la madre, o bien ocultos en el pecho del padre, y la no menos enconada de que el hombre no acabase de nacer. A esta luz, €1 error de Edipo se aparece como un paso más en la procesión que Hesíodo nos da a ver en su Teogonía. Y la pasión de Antígona, la pasión de una hija, era ineluctable, porque lo era igualmente el que los varones herederos fueran dos y muriesen, entremunéndose tanto como entrematándose. La doble culpa de Edipo como padre y como rey había de repartirse entre su prole. aunque no como repetición del hecho culposo, sino simplemente wmo ceguera, la ceguera propia del que está naciendo, que le impide yer el limite -sacro en este caso-. Sobre ellos, varones, cayó en verdad la herencia del rey, de aquel fmpetu primero que cegó a Edipo en ansia de querer coronarse sin mirar; sin detenerse a mirar siquiera el modo que el destino tan fácilmente le ofrecía -sin sospechar siquiera que bajo la naturalidad con que el destino ofrece un don se agazapa, paradójicamente, la máxima transgresión a la ley natural-. Mas al caer sobre la hija, una sola, Antigona, la herencia de Edipc-hombre más que la de Edipo-rey, cayó sobre ella algo esencial que m,puede dividirse y por ello no tenia por quk caer sino de refilón sobre la otra hija, Ismene, que s61o en tanto que hermana tuvo parte en la tragedia. No podia desdoblarse esta esencia en dos contrarios que lu-

+

chan entre sí. Esta esencia era sustancia, materia pnq' de sacrificio que el sacrificio solo puede consumir. M ~ J Para que el sacrificio se u>nsuma eficazmente hace fdm la Presencia operante de algo puro, Antlgona en este que por su sacrifico logra no s61o resfatar la culpa familia sino que su pureza-su humana pureza-se haga t-endente. Y mientras. dei lado del poder la lucha de los hemanos hace ver la persistencia de un algo que frente a la p-m Y a la ley de Antígona se toma en pasado, en pasado a sepultar: la antigua pretensión de poder ciega de los dioses Y de 10s reyes-tiranos que llega siempre desde afuera, o desde adentro Y si es a$ desde muy adentro, para ensanchar la ciudad y adensar el poder sobre ella, HOY.des& tan lejos. *massuponer que el hermano que desde afuera - e x b g a m ~ s o b r Tebas e viniera a rescatarh. tr.ddo por e s e s ~ en o que se concreta la esperanza de liberar la ciudad del excesivamente denso POder ~nsombrecidopor la endogamia llevada mas alla de toda ley. El hermano de Antlgona, que la condujo iresistible. fatalmente a la muerte no pudo llegar, según las paradojas de la tragedia, más que en ansia de llevarla a ella Y a su ciudad, hacia la vida. Yasi, aunque ninguna alusi6n encontremos en el texto de S6focles ni, que sepamas. en ninguna leyenda, llega a la mente la idea de un cierto parentesco. de una cierta analogía entre Polinices, el hermano de Antígona que llega sobre Tebas, y oreste, el he-O de Electra, el hermano absoluto, por decir, el que llega vengador-liberador para rescatar al pX el poder ensombrecido y la hermana vfctima de 10s e m r e s encadenados de todo un linaje. Las diferencias de situación y aun de la acción que se desencadena por la llega& del hermano absoluto son tan evidentes que no se hace necesaria el señalarlas. Lo que si salta a la vista por el contraste entm las dos tragicas situaciones es que se trata de la fraternidad: de una úaternidad que se debate bajo 210

la fatalidad sombrla:lque es la fraternidad la verdadera protagonista entre las tinieblas legadas por el reino del padre y de la madre - d e la madre que no supo ver en el caso de Yocasta lo que Edipo no vela, sustraerse al mal que los excesos de Agamen6n le aportaron hiriéndola en su condici6n de madre y de mujer, en el caso de la oscura, entrañable Clitemnestra-. ESla fraternidad, sin duda alguna. 10 que aflora. 10 que se presenta como naciente protagonista, como necesario redentor: lo que va a desatar el nudo del mal; es [a relaci6n entre una hermana sufriente, fiel, esclava Y un hemano que regresa portador de la libertad. heredero sin duda, al menos en su pretensi6n. de la autoridad del padre según una nueva ley nacida de la luz que se insinúa. de la luz que exige lo incomprensible. en el caso de oreste de un modo inapelable y manifiesto. Y se nos aParece asl es= relaci6n fraternal como cnicíficada en* la sombra heredada, la maldici6n que se arrastra en las & nieblas, Y la luz que se anuncia: la luz prometida. Emerge intermitentemente esta relaci6n de la Pura haternidad, como el voto secreto del hombre que se debate en el laberinto de los lazos de la sangre a m i d a Por el poder o, m ~ bien, s por el anhelo de poder que ciega Y enajena. S610 despues de una cadena de culpas. de errores, de delidos llega el instante del reconocimiento, de la identise"kconoce como sujeto de su ficacibn: el culpa; = libra con ello de ser el objeto, el simple objeto sobre el que ha'caldo el favor o la condenación del destino que planea sobre los hombres y sobre 10s djo=s. en este instante que viene a ser Como un Punto, y la balanza senala la equidad: dioses Y hombres aparecen igualados. Igualados también el privilegio y la culpa. Y el ser y no-ser de la condición humana se revela inversamente al ser y no-ser de los dioses. En el hombre el ser sujeto de culpa produce un exceso. un cierto e x c m que bien po&a l l a m h e trascendencia que le sitúa como P m tagonista absoluto, por encima de los mismos dioses: se 211

hace en torno SUYO un vaclo hasta entonces desconocid la ciudad no lo acoge; no encuentra lugar alguno ni e 10s vivos ni entre los muertos; se le revela su =ledad. soledad que únicamente el Dios desconocido, mudo, re-. coge. Paradójicamente, el Fruto de la hatemidad es soledad. 10 que aparece con evidencia en el caso de Antj: gom -la misma hermana, la hermana absoluta .aut+ adelfa.. como dice el texto de Sófocles. & en ella, en Antkona, en la que se cumple hasta el &, el proceso de la *anagnórisis., en que una humana criatura sin culpa pro~ i asingular, , seconvierteensujeto puro, diriamos,de pr
View more...

Comments

Copyright © 2017 KUPDF Inc.
SUPPORT KUPDF Sitemaplast 6 months | Kontakte | 0 Comment